Sistema de las Naciones Unidas En Chile

Alimentación, Desnutrición y Lucha contra el Hambre

18 de enero, 2012, Temas

El número de personas que sufren hambre en el mundo sigue siendo inaceptablemente elevado, no obstante el adelanto reciente que redujo la cifra por debajo de los mil millones. La FAO estima que el número de personas que sufren de hambre crónica en 2010 será de 925 millones. Es por esto que la FAO lucha contra la pobreza y para reducir el hambre a través de la mejora de la productividad agrícola y los ingresos, así como el fomento de mejores prácticas nutricionales en todos los niveles y de programas que incrementen el acceso directo e inmediato de los más necesitados a los alimentos.

Además la FAO promueve una mayor inversión en el desarrollo agrícola y rural y ayuda a los gobiernos a establecer Programas Nacionales para la Seguridad Alimentaria destinados a los pequeños agricultores. En la respuesta ante las emergencias y las actividades de rehabilitación, son decisivos los conocimientos técnicos de la FAO en materia de agricultura, ganadería, pesca y bosques. La FAO interviene con rapidez para restablecer la producción agrícola, fortalecer las estrategias de supervivencia de los afectados y permitir a la población reducir su dependencia de la ayuda alimentaria. La FAO también desempeña una función vital de prevención, preparación y alerta temprana.

El problema del hambre, principal preocupación de FAO, es tan importante para la ONU que conforma parte del primero de los objetivos de desarrollo del milenio.

La visión de la FAO consiste en un mundo libre del hambre y de la malnutrición en el que la alimentación y la agricultura contribuyan a mejorar los niveles de vida de todos sus habitantes, especialmente los más pobres, de forma sostenible desde el punto de vista económico, social y ambiental. La Organización es un centro mundial de información y conocimiento sobre la alimentación y la agricultura, así como un foro para el diálogo sobre las políticas, la elaboración de acuerdos entre las naciones, la promoción y la movilización de recursos.

La FAO y Chile colaboran estrechamente desde hace más de 30 años.

En febrero de 1978, se firmó el acuerdo con el Gobierno para establecer la Representación de la FAO en el país. Ya desde 1952 Chile albergaba la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

La presencia continua de la FAO en Chile obedece al importante papel de la agricultura en la sociedad y economía chilena, a sus progresos productivos y a su lugar en el mercado internacional. El país ha acordado estimular el desarrollo rural, el apoyo técnico y financiero a la agricultura familiar, así como la innovación de todo el sector, lo que ha permitido enriquecer la cooperación de la FAO con Chile y obtener valiosas lecciones que son referentes para otros países de la Región.

Chile tiene como prioridad fundamental establecerse como una Potencia Agroalimentaria y Forestal para el año 2010, y la FAO está comprometida a ser un aliado clave en el camino hacia dicha meta que incluye una particular atención a los y las productoras de menores recursos.

Por un convenio suscrito entre la FAO y el Gobierno de Chile, este país hospeda desde 1955 la Oficina Regional para América Latina y el Caribe (FAO RLC).

Actualmente, 33 estados de América Latina y el Caribe participan y se benefician de las actividades de la FAO. Con el objetivo de hacer más directa y fluida la relación con los gobiernos, se han establecido representaciones nacionales en la mayoría de los países de la región, además de oficinas subregionales para América del Sur, El Caribe y América Central.

Etiquetas: