Sistema de las Naciones Unidas En Chile

Migrantes

18 de enero, 2012, Temas

El número de migrantes internacionales en el mundo es mayor que nunca (214 millones según datos proporcionados por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, 2009). Si el aumento continúa al mismo ritmo de los últimos 20 años, para 2050 el contingente de migrantes internacionales en todo mundo podría alcanzar la cifra de 405 millones.

Es probable que en el transcurso de los próximos decenios la migración internacional sufra una transformación en términos de escala, ámbito y complejidad, debido a las crecientes desigualdades demográficas, los efectos del cambio ambiental, la nueva dinámica política y económica mundial, las revoluciones tecnológicas y las redes sociales.

Esas transformaciones estarán vinculadas a mayores oportunidades —desde el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, hasta la innovación social y cultural. Sin embargo, también intensificarán los problemas existentes y darán lugar a nuevos desafíos —desde la migración irregular hasta la protección de los derechos humanos de los migrantes.

El inexorable ritmo de aumento de la migración propone nuevos desafíos los gobiernos quienes deben hacer un mayor esfuerzo en la  gestión de la migración y realizar asignaciones de manera sistemática de recursos financieros y humanos adecuados. Lo anterior, a fin de asegurar que ellos mismos y los migrantes puedan cosechar los frutos del pleno potencial de la migración en el futuro.

Desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió en el año 2003 organizar el “Diálogo de Alto Nivel Sobre la Migración Internacional y el Desarrollo en 2006”, ha aumentado la atención prestada a la migración internacional a nivel mundial, regional y nacional. Un número creciente de entidades han participado activamente en el fomento de los aspectos positivos de la migración internacional.

La dinámica demográfica y la reestructuración de las economías han contribuido a que los encargados de formular las políticas públicas, consideren importante: el papel crucial que desempeñan los migrantes internacionales para satisfacer la demanda de mano de obra en sectores específicos y mantener las redes internacionales necesarias para el funcionamiento de la economía global. Como resultado de ello, un número creciente de Gobiernos han llegado a comprender que la migración internacional es una parte integral del proceso de desarrollo y del funcionamiento de las economías modernas.

La Organización Internacional para las Migraciones después de  más de 60 años continúa colaborando para construir el diálogo entre las naciones que les permita garantizar una respuesta ordenada y humana a los desafíos y oportunidades que presenta la movilidad humana en el siglo XXI.

En la región del Cono Sur, Chile se presenta como un país atractivo para la migración internacional, debido a los positivos índices de desarrollo económico alcanzados en los últimos años. Un reciente informe de la OCDE expresa: “La creciente fortaleza económica de Chile y el deterioro de la situación en otros países latinoamericanos, han hecho del país una alternativa atractiva para los migrantes regionales”.

El Censo del año 2002,  registró un total de 184.464 migrantes, lo que correspondió al 1,22% de la población total. El Departamento de Extranjería y Migración (DEM), señala que al 2010 habría un total de 352.344 migrantes, correspondiente al 2,08% de la población total. Según el DEM, la población peruana es la que tiene mayor representatividad un 37,5% del total de la población migrante en Chile, le siguen los ciudadanos argentinos con un 16,7% y los bolivianos con un 6,8%. Durante los últimos años en Chile, la migración se ha caracterizado por ser fronteriza (más de un 60% del total de la población migrante) y además de carácter andino. Los ecuatorianos y colombianos representan un 5,4% y 3,9% respectivamente, esto demuestra la alta presencia de inmigrantes latinoamericanos. Por otro lado, información del DEM también señala que se han ido incorporando nuevas nacionalidades, como haitianos, dominicanos y cubanos, aunque en cantidades muy inferiores a los principales flujos migratorios.

En lo que respecta a la emigración, es preciso mencionar que durante la década del setenta y ochenta se produce la mayor salida de chilenos hacia el extranjero. La principal razón será el exilio político, y en muchos otros casos, también habrá razones económicas, pues en los ochenta el país experimenta una fuerte crisis tras la implementación de las políticas de ajuste estructural. En relación a lo anterior, los diez países con mayor población chilena (nacidos en Chile e hijos de chilenos) son: Argentina (429.708); Estados Unidos (113.394); Suecia (42.396); Canadá (37.577); Australia (33.626); Brasil (28.371); Venezuela (27.106); España (23.911); Francia (15.782) y Alemania (10.280).

Para OIM es de fundamental importancia mantener una adecuada cooperación técnica con diversos organismos gubernamentales, de la academia, y de la sociedad civil con el fin de proteger los derechos humanos de los migrantes y promover la aplicación del Derecho Internacional sobre migraciones; la lucha con trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes. De esta forma, OIM contribuye con cooperación técnica para que la gestión migratoria se desarrolle en un marco de derechos.

OIM Santiago trabaja junto al gobierno y a distintos actores de la sociedad civil en las siguientes líneas estratégicas: implementación y seguimiento de acuerdos internacionales; promoción de derechos de migrantes; generación de una cultura de acogida hacia los migrantes; información estratégica para los procesos de toma de decisiones en políticas públicas sobre migraciones; migración y desarrollo; cooperación técnica; fortalecimiento institucional; política, gestión e institucionalidad migratoria.

Etiquetas: