Sistema de las Naciones Unidas En Chile

Refugiados

18 de enero, 2012, Temas

Entre los grupos de personas más vulnerables del mundo están aquellas que han sido desplazadas, ya sea como resultado de conflictos, de persecución o de otras violaciones de derechos humanos. El problema del desplazamiento forzado ha sido una de las cuestiones más acuciantes de cuantas han tenido que afrontar las Naciones Unidas a lo largo de su historia.

En el año 2010 se estimó que la población de interés del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ascendía a 33.924.500 personas, incluyendo a refugiados/as, solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado/a, personas apátridas, desplazados internos y otras personas de interés del ACNUR.

 Actualmente la política de refugiados se inserta en un complejo contexto en donde convergen cambios geopolíticos radicales; el enorme incremento del número de desplazados internos; el predominio de las emergencias humanitarias en situaciones de conflicto en las que la población civil es el objetivo principal y en las que los trabajadores humanitarios entran a menudo en la línea de fuego; el proceso de globalización que brinda oportunidades a unos pero al mismo tiempo se las niega a otros; la expansión del tráfico y trata de seres humanos; la disminución de las oportunidades de asilo; y las críticas abiertas a la Convención de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 que constituye el centro del trabajo del ACNUR.

En el marco del desplazamiento forzado, las Naciones Unidas a través de la Asamblea General ha mandatado al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para que lidere y coordine la protección internacional de los refugiados, solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado, apátridas y desplazados internos en determinados contextos. El objetivo principal es asegurar y garantizar los derechos y el bienestar de esta población.

En particular, debe velar porque todas las personas que se han visto forzadas a huir de sus lugares de residencia  puedan ejercer el derecho a buscar y obtener protección (derecho de asilo) y soluciones duraderas (como regresar a su país de origen en forma voluntaria, integrarse en el país de asilo o ser reasentado a un tercer país), así como los demás derechos que les corresponden de acuerdo a la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y a los instrumentos internacionales de derechos humanos aplicables.

En los últimos años, el ACNUR se ha involucrado en alertar a la comunidad internacional sobre los efectos que podrían tener el calentamiento global, el aumento del nivel del mar, los cambios en los patrones climáticos y otros fenómenos relacionados en equilibrio mundial, pudiendo convertirse en potentes factores de inestabilidad, conflicto y desplazamiento poblacional. El Alto Comisionado ha apelado a la comunidad internacional recientemente para que elabore y adopte un conjunto de principios para ayudar a las personas que son obligadas a salir de su país debido a eventos ambientales catastróficos y que, de otra forma, no reunirían los requisitos necesarios para el reconocimiento de la condición de refugiado, en conformidad con el derecho internacional.

A fines del año 2010 había en Chile 1.621 refugiados/as y 274 solicitantes de asilo. Si bien los refugiados/as en Chile provienen de distintos países del mundo, más del 50% son de nacionalidad colombiana.

Desde al año 1999 se implementa en Chile un Programa de Reasentamiento a través del cual cientos de refugiados de origen afgano, palestino, yugoslavo y colombiano se han reasentado en el país. En el año 2004, el Estado de Chile adhiere al Programa de Reasentamiento Solidario del Plan de Acción de México, contribuyendo de esta manera a fortalecer los mecanismos regionales de protección y búsqueda de soluciones duraderas para los refugiados de la región.

Etiquetas: